Cursos
Video/Audio/Text

Evaluando Desafío Confianza

Lección 4

Hemos terminado el desafío confianza.

Pero esto no acaba, puedes seguir practicando todos los días estos u otros pases.

Para mi no ha hecho más que empezar.

No sé por qué, a veces, tengo tan poca confianza en mí, y quiero cambiarlo, este sentimiento es muy antiguo, se que es una gran barrera que me impide volar.

Algunas personas me han comunicado el efecto que ha tenido el programa.

Aquí te explico mi propia experiencia.

He hecho realidad un pequeño sueño

He empezado un huerto en casa.

Era algo que ya tenía en mente hacía tiempo, y esta vez no fue que yo lo decidiera, simplemente se presentó la oportunidad, solo tuve que asentir.

Estoy muy ilusionada, porque el contacto con la tierra me da mucha energía, y además estoy realmente emocionada con poder trabajarla y ver crecer sus frutos, como quiero ver crecer mi confianza.

En la era de la tecnología y pantallas creo que necesitamos más que nunca el contacto con la tierra, con la naturaleza. Intuyo que me va a ir muy bien para mi salud, bueno ya me está yendo bien. He disfrutado sacando los pequeños trozos de ladrillo que salían de la tierra.

Alguien escondió parte de los escombros de la construcción de la casa en ese lugar, bajo tierra, para que no se vieran, pero ahí está “la basura”. Hay que sacarla para preparar la tierra de cultivo y luego llevarla a reciclar (el ayuntamiento lo hace).

Me pregunto: ¿podemos reciclar nuestra basura mental?

Estar en contacto con la naturaleza  y con el movimiento fue mi propósito para el 2019, surgió después de una sesión completa de práctica con pases y recapitulación.

Te lo explico en mi diario de navegación, después de este desafío Confianza se que tengo que recordarlo todos los días, pero no como una imposición, sino como un regalo.

No tengo que preocuparme por lo que pasará

Simplemente tengo que ocuparme de mi propósito abstracto: hacer crecer mi conciencia.

“No pasa nada: no tengas miedo, solo tranquilízate”  fue el mensaje que me dio aquella mujer cuando fui a Barcelona. Esto lo tengo presente en muchos momentos.

Como un huerto, no soy yo quien hace crecer las hortalizas, yo solo las cuido.

Cuido mi vida, atiendo a mi corazón.

Hago crecer mi conciencia cuando disminuye mi diálogo interno: mis juicios, mis creencias limitantes, mis preocupaciones...todo esto me quita mucha energía.

Confío más en actuar (hacer pases, recapitular, caminar…) que en darle vueltas a la cabeza, porque es en el silencio dónde encuentro las respuestas.

Me siento más creativa

A veces tengo tantas ideas que no se por donde tirar. Pero esta vez me he dado como una pausa, para madurarlas, antes de tomar una decisión.

Creo que me he quitado un poco de “ansiedad”, sin dejar de actuar, y si lo hago, actuar desde la serenidad.

Reconozco mi "pobrecito yo"

Reconozco mis juicios de “pobrecita yo”, pero los veo con más distancia: no me los voy a creer. No soy eso. Nacen de lo que me digo a mi misma.

Aquí las malas hierbas: no puedo, nadie me ayuda, no confío, tengo miedo…quejas, frustraciones...

Pero en realidad soy puro misterio. Somos puro misterio. Como las plantas o cualquier hortaliza que crece al cuidarlas. ¿No os parece un misterio? Me encanta. Pues nosotros igual.

Sigamos creciendo, es divertido.

Acecho estos momentos de “pobrecita yo” que me han acompañado desde hace siglos ( y me seguirán acompañando, pero ahora en otro rail). Suelen surgir cuando estoy cansada, cuando no practico, cuando no como bien...debo evitar pues agotarme, tomar pausas y respirar, antes de perder más energía. Los recursos están ahí para nuestro bienestar, no por ninguna norma ni ley.

He mejorado algo mi alimentación

La alimentación es fuente de energía, y voy a seguir mejorando.

Bueno, seguro que surgen más cosas…

Si quieres explicarme tu experiencia me gustaría escucharla.

Cualquier cosa me contactas

Besos.

No dejes de moverte

Haz clic en los dos videos a la vez para practicar pases con música 

Pen
>