Cursos
Video/Audio/Text

El arte de la recapitulación

8 Lecciones Intermedio

Descripción del curso

Extender tu red etérea

Al abandonar nuestras ideas sobre el cuerpo físico, poco a poco o de golpe, la conciencia empieza a desplazarse a nuestro lado blando. A fin de facilitar este desplazamiento, nuestro lado físico debe de permanecer completamente quieto, suspendido, como si estuviera profundamente dormido. La dificultad radica en convencer a nuestro cuerpo físico de cooperar, porque rara vez quiere abandonar el control.

Para soltar al cuerpo físico hay que engañarlo. Dejar creer al cuerpo que se encuentra profundamente dormido , aquietarlo de manera deliberada, apartando la concienca de él. Cuando el cuerpo y la mente reposan, el doble (o nuestro cuerpo energético) despierta y se pone a cargo.

A fin de activar tu cuerpo blando, primero debes de abrir ciertos centros de tu cuerpo que funcionan como compuertas. Cuando todas las compuertas esten abiertas, el doble podrá salir de su cubierta protectora. De otro modo permanecerá encerrado para siempre dentro de su caparazón exterior.

La red etérea es la luminosidad que rodea al cuerpo físico .

Es una malla de energía  desgarrada por completo en el curso de la vida diaria.

Perdemos enormes porciones de ella  o se entrelazan con las bandas de energía de otras personas. Si perdemos demasiada fuerza vital enfermamos o morimos.

La respiración funciona tanto en el nivel físico como en el etéreo.  

Repara cualquier daño sufrido  por la red etérea y la mantienen fuerte y flexible.

Esto es lo que estamos haciendo cuando recapitulamos. Estamos recuperando los filamentos de energía  que se perdieron de nuestra red etérea o que se quedaron enredados a consecuencia de las interacciones con nuestros semejantes en nuestra vida cotidiana. Al encontrarse en esta interacción, estás recuperando todo lo que dejaste disperso a lo largo de toda tu vida y en miles de lugares.

Fuente: Taisha Abelar, Donde Cruzan los Brujos.

Visualización guiada

Acuéstate y cierra los ojos, pero no te duermas.

Concéntrate en tu respiración.

Afloja tus músculos.

Permite que tu cuerpo se relaje.

Suelta cualquier tensión.

Imagínate ahora que de tu cuerpo salen unas lineas que se extienden hacia los lados

Explicó que en realidad no se trataba de imaginar las líneas, sino del misterioso acto de sacarlas de los lados del cuerpo, unas líneas empezando por los dedos de los pies  y continúa hasta la corona de la cabeza.

Con toda tu fuerza dirige tu intento a la creación de esas líneas.

También debes de sentir unas líneas que emanan de las plantas de tu pies y se hunden en el suelo y van hacia tu cabeza, envolviendo todo tu cuerpo a tu su largo  hasta la parte de atrás de tu cabeza , y otras lineas que irradian de tu frente, hacia arriba y bajan por el frente de tu cuerpo hasta los pies, formando así una red o capullo de energía luminosa.

Si alguna parte de tu cuerpo se siente apretada o resulta difícil extender las líneas o estas se enroscan, era ahí donde tenía el cuerpo herido o débil.

Puedes sanar esas partes permitiendo que el doble extienda la red etérea.

Dirige tu intento, pero no con los pensamientos. Dirige tu intento con el intento, que es la capa de bajo de los pensamientos. Escucha con cuidado, búscalo debajo de tus pensamientos, lejos de ellos. El intento está tan alejado de los pensamientos que no podemos hablar de él; ni siquiera lo sentimos. Pero definitivamente podemos usarlo.

Fija tu atención en el calor externo de tu cuerpo y trata de extenderlo, empujándolo hacia fuera desde el interior, permitiendo que se extienda

Practícalo hasta que puedas soltar tu cuerpo físico y fijar tu atención a voluntad en tu red luminosa. Con el tiempo un solo pensamiento bastará para extender y sostener esa red.

Estructura del curso

Recapitulación

Recapitula tu día

Recapitulación

Visualización para tu red etérea

Visualización guiada que ayuda a extender nuestra red etérea, calma nuestro cuerpo y mente y nos prepara para recapitular. Versión en audio y texto.

Pen
>