Cursos
Video/Audio/Text

Mi diario de navegación

14 Lecciones Fácil

Descripción del curso

Esta semana ha sido buena para impulsar mi recapitulación, tengo que dar gracias a todos los que participais en las clases en vivo, quiero dar las gracias a Lirio y a su seminario Literatura y Respiración , gracias a él esta semana he podido hallar varias pepitas de oro.

Después de recapitular en grupo te quedas más silenciosa y por lo tanto hay espacio para la creatividad.

Así que empecé la semana trabajando en un proyecto educativo al que le voy dedicando tiempo intermitente. Volví a retomarlo y a darle más forma, estaba (y estoy) realmente entusiasmada.

No se porqué pero quise compartirlo con mis compañeras de trabajo, lo compartí en un grupo de Whatsapp.

Solo hubo una respuesta. Nadie más ha dicho nada, absolutamente nada.

Me quedé un poco frustrada, no estaba recibiendo comunicación, algo que he vivido muchas veces en la escuela, qué pasa? por qué no me contestan? no tienen tiempo de leer 3 hojas? no quieren decirme lo que realmente piensan? Podría hacer diferentes suposiciones, pero da igual, lo interesante aquí es ser consciente de mis sentimientos.

Al recapitular este evento me llevó a otro:

Mi hija mayor tenía sólo quince días, yo estaba ocupada con la niña mientras mi marido me ponía los cuernos, digámoslo así de claro.

Sentí cómo algo se partía...quizá  mi corazón, mi alma… no se. 

Este evento me llevó a otro:

Tenía 22 años años y mi primer amor se fue al extranjero a trabajar y yo fui a visitarlo, sin apenas dinero hice para poder comprar un billete de avión y pasar unos días allí, pero apenas me hizo caso, había alguien más...yo ya no era lo más importante.

Este suceso me llevó a otro de mi tierna infancia:

Estaba en  una función de puchinelis en el colegio, todos los niños (muchos) sentados en el suelo, viendo la función. Entonces uno de los personajes empezó a llamar a algunos niños por su nombre para darles un caramelo. Yo estaba deseando que me llamaran, pedía con todas mis fuerzas que dijeran mi nombre. Pero no sucedió, me sentí frustrada, no me veían, yo era invisible, ¿no les importaba? ¿No me querían?Esa fue mi creencia para tiempo.

¿Cómo lidiar con este sentimiento? Qué hago con esta sensación de abandono? De no ser importante para estas personas que amaba. Por qué no ven? por qué no me hacen caso si yo les amo? Por qué no soy querida?

Solo se me ocurre pensar en la niña interior, que es la que se siente herida, vulnerable, esa niña de cinco años está allí. En algunos momentos no fue atendida,, no fue vista por sus padres o sus hermanos.

Estoy aprendiendo a recibir la atención que esperaba, que necesitaba, y ahora, hoy, solo yo, mi yo adulto se lo puede dar:

-Qué necesitas Pili?  Qué quieres? estoy aquí, te miro, te escucho, atiendo a tus necesidades, te quiero!!

-Quiero ser feliz, quiero jugar, quiero sentir amor en los demás

-Yo te amo Pili, te amo.

(Pili era mi nombre de niña, ahora no dejo que nadie me llame así).

Estructura del curso

La historia de la gorda

Una historia de los libros de Castaneda que siempre me ha gustado

Premium

Sobre el silencio

Audio antes del seminario "Buscando el silencio"

Reflexiones caminando de noche por el bosque.

Premium

50 años de ansiedad

Una historia personal y recapitlación sobre la relación con la escuela como estudiante desde los 5 años y como maestra.

Premium

Cuando te dicen algo que no te gusta

A veces solo la orden u opinión de una persona puede tumbarnos.

No pasa nada, si eso te hace sufrir quiere decir que vas a extraer una gran enseñanza y cuando salgas de "tu pobrecito yo" saldrás con un trofeo.

En este audio no te explico en concreto que me dijeron, aunque no tengo problema en explicártelo, pero sí te explico como me sentí y como se movió mi punto de encaje para salir de ahí, con un trofeo.

Premium

La cocina de casa en la vaca del coche

Recuerdo memorable de mi infancia donde aprendí una lección de mi padre.

Premium

Crecí con las máquinas de escribir

Mi padre trabajaba en la fábrica Olivetti, él era un empleado que visitaba clientes para hacerles el mantenimiento y limpieza de las máquinas de escribir. Cuando supo que yo iba a venir al mundo decidió dejar la fábrica y establecerse por su cuenta.



Pen
>