febrero 27

El miedo y la ansiedad

Estilo de Vida

2  comments

 

Debemos de estar conscientes del miedo, del miedo psicológico. La mayoría de nosotros, según Edgar Tole, solemos llamarlo “ansiedad” en lugar de miedo.

La mente se preocupa, y ansiedad es lo que siente el cuerpo cuando esta se preocupa.

Esta entrada es una transcripción de una charla de Edgar Tole que te dejo al final del post, acompaño su charla con mis comentarios.

Cuando la mente es un criadero de problemas

Las preocupaciones son pensamientos inútiles, es un criadero de problemas que están en la mente, que no llevan nada bueno.

El cuerpo cree que te está pasando algo muy grave, pero en realidad no, solo son pensamientos, pero el cuerpo no lo sabe.

Es muy malo vivir con eso durante años, nos gusta el bienestar, queremos el bienestar, y lo buscamos como sea, a menudo destrozando nuestro cuerpo, con mala alimentación, falta de ejercicio, alcohol, drogas…

Estate atento para ver que clase de pensamientos crea tu mente, fíjate si llevan a la ansiedad, podemos darnos cuenta de que la situación no es grave, si no que la mente crea un fantasma.

En ese punto puedes elegir apartar la atención de la mente y llevarla al momento presente.

Puedes hacer esto de la forma que prefieras, por ejemplo tomando un respiración profunda, consciente. Lo que significa que tu atención acompaña a la sensación de respirar, al inhalar y exhalar. Eso es respirar a consciencia.

Sientes como el aire entra y sale de tu cuerpo. No puedes estar envuelto en los pensamientos y hacer esto a la vez, para realmente sentirte respirando debes apartar la atención de los pensamientos y llevarla al lugar donde ocurre la respiración.

Esta es una forma eficaz de entrar en el momento presente, salir de la mente, y atender a tu respiración.

Puedes decir: ok, lo entiendo, pero me cuesta horrores hacer eso.

Podemos aprender a estar presentes

Puedes aprender, es un hábito, y como cualquier otra cosa para aprenderla y adquirir ese nuevo hábito solo tienes que hacer una cosa: intentarlo, practicarlo.

De nada sirve con que digas, ok!. Si no lo intentas, si no lo practicas, tu mente, tu diálogo interno te hará jugarretas una y otra vez.

Otra manera de no escuchar tus sentimientos de angustia es escuchar tu cuerpo interno, tu energía interna. Y que fácil es sentir esto después de una práctica de pases energéticos.

Sientes la vitalidad que hay dentro de ti, de esta manera dejas de prestar atención a los pensamientos, te sientes ligero, tranquila, en calma, todo puedes ser diferente. Tu interpretación cambia.

Otra forma es volverte consciente de lo qué te rodea, de las percepciones, mirar a tu alrededor, observar todo sin ponerle un nombre, mirar los colores, las texturas, las formas, sin juicio.

Observar la presencia que hay en todo, en tu habitación, en un árbol, un paisaje, todo está en tu ser, y tu lo aceptas.

Toda tu atención está en las percepciones, y no estás pensando, solo estás percibiendo, escuchando, esto también te lleva al momento presente, te serena la mente y la ansiedad se va porque entras en el ahora.

Otra manera de decirle adiós a la ansiedad es, por supuesto, aceptar el momento presente, aceptar totalmente lo que es, esto es lo que es, esto es lo que sientes, lo miras, lo sientes, también sin juzgar. Dile sí, al momento presente y ya no te resistirás.

Aquí te dejo la canción de debes amar la arena que va en tus manos, de Silvio Rodriguez.

Más de una vez he sentido esa angustia desgarradora, que te paraliza. Que te impide hacer nada porque literalmente dejas de respirar.

Una de estas veces donde el miedo aterrador a la soledad, al sentimiento de pérdida inundaba mi vida decidí obligarme a caminar, a paso rápido, aunque no tenía ninguna ganas me obligué a caminar hasta tal lugar.

Fue mi salvación, caminé varios días hasta que la angustia, el miedo se fue!. Volví a recuperar la respiración.

Que hermoso es vivir sin miedo, sin ansiedad. Todo esto es parte del proceso del despertar.

Puede ser que el miedo haya vivido en ti durante años, y que surja sin pensamientos, y que cuando aparezca el miedo genere los pensamientos. Forman parte del cuerpo que almacena viejas emociones.

Las viejas emociones acumuladas reaparecen, miedo, ira (por cierto siempre hay miedo acumulado detrás de la ira). Si esto sucede acéptalo, pero no lo alimentes con el pensamiento, solo acepta que está ahí. Te despiertas en medio de la noche, en una especie de pánico sintiendo un miedo intenso: “eso es lo que es”.

No dejes que se vaya a la mente y genere más pensamientos.

A medida que lo aceptas te vuelves más espacioso, de repente te conviertes en el espacio para este.

A medida que te conviertes en el espacio para el miedo algo le ocurre a este, se transforma, se convierte en presencia.

Es como poner un trozo de hielo en el agua…y se disuelve.

Te puede interesar también:

La ansiedad desde ser energía, podcast-entrevista con Luís Alonso, psicólogo, psicoanalista e instructor de Being Energy en Costa Rica.

En esta misma entrada comparto la respiración del aire en mi canal de Youtube.

 

Listen to “La ansiedad desde ser energía” on Spreaker.

Si te gusta, comparte, por favor y déjame tus comentarios!

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

    Autora de la entrada 

    Pilar Soro

    Fundadora de Pasesenergeticos.com Instructora de Being Energy® Ayudo a las personas a alcanzar un estado físico y anímico óptimo.

    Suscríbete 

     Artículos y eventos para el bienestar 

    >